Ácidos grasos esenciales y el sistema endocannabinoide

Ácidos grasos esenciales y el sistema endocannabinoide

El sistema endocannabinoide juega un papel integral en el mantenimiento del equilibrio en todo el cuerpo a través de un proceso vital llamado homeostasis. El sistema es una compleja red de señalización en las células responsable de numerosas funciones fisiológicas vitales en las que los ácidos grasos omega-3 resultan fundamentales para mantener el mejor estado de salud posible.

¿Sabes cómo «funcionan» los cannabinoides en tu interior?

¿Y eres consciente de que unos simples ajustes en tu dieta pueden promover la producción natural de moléculas llamadas endocannabinoides en tu cuerpo?

Para que seamos personas saludables, necesitamos un sistema endocannabinoide saludable (ECS).

Pero, ¿qué efecto necesita realmente el ECS para mantenerse en buena forma?

Y otra cosa, ¿de dónde vienen los endocannabinoides?

Sigue leyendo para descubrir cómo puedes fortalecer tu sistema endocannabinoide a través de los efectos de los ácidos grasos esenciales.

La nutrición de por sí ya es un proceso bastante complicado, como para encima preocuparse de alimentarse para fortalecer ahora también el sistema endocannabinoide.

Pero realmente no tiene por qué serlo. Y en este post te lo demostramos.

Para mantenerte vibrante y próspero, aquí te explicamos cómo mejorar tu sistema endocannabinoide con ácidos grasos omega-3.

¿Qué son los endocannabinoides?

Los endocannabinoides son moléculas sintetizadas a partir de ácidos grasos omega-6 y omega-3 para ayudar a restaurar la homeostasis.

Según los estudios, una dieta rica en omega-3 puede promover la síntesis de endocannabinoides y cambiar el equilibrio hacia una mayor proporción de endocannabinoides omega-3 beneficiosos.

Ácidos grasos esenciales omega en el sistema endocannabinoide

Esto explica la conexión endocanabinoide con el equilibrio de tu salud a través de los ácidos grasos, algo que veremos en profundidad, a continuación.

La conexión endocanabinoide con el equilibrio de tu salud

El sistema endocannabinoide es una gran red de receptores de células diseminados por todo nuestro sistema.

Estos cannabinoides vegetales ocupan el lugar de moléculas muy similares que producimos de forma natural. Estos compuestos artificiales funcionan como mensajeros químicos en el proceso.

Cada vez que se unen a una célula, le dan a esa célula instrucciones importantes.

Los endocannabinoides controlan específicamente algunas funciones y efectos clave en los niveles de nuestro sistema.

Estas funciones incluyen:

  • Respuesta inmune
  • Efecto en el estado anímico
  • Memoria
  • Regulación de la temperatura
  • Reproducción
  • Dormir
  • Metabolismo
  • Placer
  • Dolor
  • Movimiento

Es seguro decir que los endocannabinoides son vitales para nuestra salud y funcionamiento cotidianos. Está demostrado.

Puedes ampliar información en nuestro artículo: Usos terapéuticos del CBD

Son los desencadenantes de interacciones más grandes en nosotros, interacciones que nos permiten vivir nuestra vida cotidiana. No podríamos sobrevivir sin ellos. Pero, ¿cómo nos aseguramos de tener suficiente?

Es posible que hayas escuchado que comer salmón es bueno para tu salud, a pesar de que se trata de uno de los pescados con más grasas. ¿Entonces, por qué?

Los ácidos grasos esenciales (AGE) son la respuesta.

Los endocannabinoides provienen de los ácidos grasos. Los ácidos grasos son precursores de los endocannabinoides. Es decir, nuestro cuerpo no puede crear endocannabinoides sin el proceso de descomponer primero las grasas.

Entonces, ¿todas esas veces que escuchaste que las grasas son malas para ti? Resulta que nuestros cuerpos las necesitan a todos los efectos para realizar funciones básicas.

Los estudios han demostrado que hay dos tipos principales de AGE, Omega-6 y Omega-3. Desafortunadamente, nuestros cuerpos no pueden producir estos ácidos grasos por sí mismos. Más bien, tenemos que obtenerlos de fuentes dietéticas.

El sistema endocannabinoide permite que el CBD ayude a tratar una amplia gama de síntomas. CBD se une al receptor CB1 y al receptor CB2.

También interactúa a través de varias otras vías biológicas, y se cree que produce efectos terapéuticos al activar múltiples dolencias a la vez.

En una línea similar, el CBD se considera el fitocannabinoide mimético del endocannabinoide 2-AG y, al igual que el 2-AG, interactúa y es responsable de la activación de los receptores CB1 y CB2. Sin embargo, a diferencia del 2-AG, la anandamida y el THC, que se unen directamente a los receptores de cannabinoides, el CBD hace efecto indirectamente a los receptores de cannabinoides.

Consumo de ácidos grasos omega-3 y omega-6 en la dieta occidental

El CBD, o cannabidiol, un ingrediente derivado del cáñamo y el cannabis, nos llega de muchas formas y niveles, desde aceite hasta ropa y ropa de cama con infusión. Si bien el CBD puede ser relativamente nuevo en el mercado, ya conocemos bien el compuesto porque el CBD interactúa con el sistema endocannabinoide (ECS), que ahora se considera muy importante para mantener el buen estado de salud.

Descubierto tan recientemente como en la década de 1990 por investigadores que intentaban comprender cómo nos afecta el cannabis, se cree que el ECS es fundamental para ayudarnos a mantener el equilibrio y la homeostasis. Se considera un «regulador maestro» y realiza diferentes tareas que involucran los sistemas nervioso, inmunológico, hormonal y otros que contribuyen a nuestra capacidad de pensar, movernos y digerir, combatir infecciones y cáncer e incluso al efecto de experimentar placer.

El ECS incluye tres componentes clave en el proceso: receptores que, cuando se estimulan, ayudan a promover la homeostasis, reducen el dolor y controlan la inflamación; endocannabinoides, que activan los receptores; y enzimas que descomponen los endocannabinoides después de su uso.

Por ejemplo, la investigación ha demostrado que las personas que tienen migrañas o PTSD tienen menos endocannabinoides en sus sistemas que aquellas que no padecen estas afecciones. Reequilibrar el ECS con la ayuda de cannabinoides como el CBD puede reducir el dolor y la inflamación.

Pero la mayoría de las personas en el mundo occidental tiene deficiencia de ácidos grasos omega-3.

Nuestro sistema usa ácidos grasos omega-3 y omega-6 para producir endocannabinoides, pero los omega-3 producen endocannabinoides de mayor calidad. Sin embargo, la dieta promedio es rica en ácidos grasos Omega-6 debido a los aceites de maíz y soja que se encuentran en muchos alimentos procesados.

Estos promueven la inflamación crónica, la causa número uno de la mayoría de las enfermedades crónicas. Por otro lado, los omega-3 son antiinflamatorios.

Para ayudar con las enfermedades autoinmunes, se recomiendan 3000 mg de Omega-3 al día.

Entre las buenas fuentes de activación se incluyen el salmón, sardinas y todo tipo de pescado azul, el aceite de pescado, el aceite Omega-3 derivado de las algas, los huevos de pollos alimentados con pastos, las nueces y las semillas o el aceite de cáñamo.

El sistema endocanabinoide y las funciones fisiológicas vitales

Como mínimo, está demostrado que los dos endocannabinoides «clásicos» (anandamida y 2- AG) derivados de la liberación del ácido araquidónico omega-6 y los cuatro endocannabinoides identificados recientemente derivados de omega-3 DHA y EHPA tienen propiedades fisiológicas distintas y, por lo tanto, diferentes efectos en el cuerpo.

Una diferencia clave con implicaciones para los efectos de enfermedades crónicas es que los endocannabinoides derivados de omega-3 parecen suprimir la inflamación, mientras que sus homólogos derivados de omega-6 lo promueven.

Además de unirse directamente con el receptor CB1 y el receptor CB2, ambos conjuntos de endocannabinoides también compiten por las mismas enzimas biosintéticas, que son necesarias para producirlas en primer lugar a partir de sus precursores de ácidos grasos. Es por eso que el equilibrio entre omega-3 y omega-6 en la dieta puede verse como un juego de suma cero: cuando una sube, la otra baja.

Este tira y afloja explica cómo la proporción de omega-3 / omega-6 en la dieta de un individuo afecta no solo los procesos inflamatorios, sino también el equilibrio y el tono de todo el sistema endocannabinoide. Y, dado que el ECS trabaja para mantener la homeostasis dentro del cuerpo como un todo, esta relación explica en gran medida la comprensión de que cuando nuestra ingesta de ácidos grasos omega se desvía demasiado de la proporción ideal, todo, desde nuestro cerebro hasta nuestro intestino, puede desequilibrarse.

En la última década, los investigadores han descubierto que la ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 tiene un efecto beneficioso sobre la función del receptor CB1 y su liberación. Y, más concretamente, que su ausencia relativa puede contribuir a un deterioro importante del sistema endocannabinoide.

En CBD Organics podrás tener acceso a la mejor gama de productos ricos en CBD para proteger tu sistema endocannabinoide. Además, ya tienes consciencia de lo que implica este sistema para el equilibrio de tu salud, y como los ácidos grasos tienen una importancia directa.

Si quieres comprar el mejor aceite de CBD o las flores CBD de coleccionismo más perfectas, en nuestra tienda online encontrarás lo que estás buscando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
[]